Covering the Land of Lincoln

Programas ponen los medicamentos sin usar en manos de pacientes que los necesitan

En una reciente tarde de noviembre, Angie Phoenix esperaba, en una farmacia de la segunda ciudad más grande de Colorado, para recoger los medicamentos con los que trata su hipertensión y las convulsiones que sufre en uno de sus brazos.

Pero esta compra era diferente de las que ocurren cada día en miles de farmacias de todo Estados Unidos. A Phoenix, de 50 años, que vive en la cercana comunidad de Falcon y no tiene seguro médico, estos medicamentos no le costaron nada.

Open Bible Medical Clinic and Pharmacy gestiona el único programa de donación de medicamentos de Colorado. La mayoría de los fármacos proceden de residencias de adultos mayores en el estado.

“Los aceptamos todos”, explicó la farmacéutica fundadora, Frieda Martin, que el año pasado utilizó esas donaciones para dispensar 1,900 recetas a 200 adultos con bajos ingresos y sin seguro médico. Los participantes pagan una cuota de inscripción anual de $15 para obtener medicamentos gratuitos y atención en la clínica.

Los programas de donación de medicamentos, como éste de Colorado y otro de California, recogen de centros de salud, residentes, farmacias o prisiones los medicamentos sin abrir y sin caducar que se acumulan cuando los pacientes son dados de alta, cambian de medicina o mueren, y los redistribuyen a pacientes vulnerables.

Un 8% de los adultos de Estados Unidos que tomaron medicamentos recetados en 2021, unas 9 millones de personas, no los tomaron según indica la receta debido al costo, y aquellos sin seguro fueron más propensos a saltarse la medicación que los que tenían seguro, según la Encuesta Nacional de Entrevistas de Salud.

Los programas varían en tamaño, pero a menudo están a cargo de farmacias de caridad, organizaciones sin fines de lucro o gobiernos, y mantienen los medicamentos fuera de los vertederos o incineradores, donde se estima que se desechan $11 mil millones en medicamentos no utilizados cada año.

Cuarenta y cuatro estados cuentan ya con leyes que permiten la donación de medicamentos, según la Conferencia Nacional de Legislaturas Estatales. Muchos programas, como el de Colorado, son pequeños o están subutilizados. Ahora, Colorado y otros estados pretenden ampliar su enfoque.

La farmacéutica fundadora Frieda Martin utilizó medicamentos donados para surtir 1,900 recetas a 200 adultos de bajos ingresos y sin seguro el año pasado en Open Bible Medical Clinic and Pharmacy. (Esta foto está borrosa con el fin de proteger la privacidad del paciente.) (Kate Ruder for KFF Health News)
Pharmacist Frieda Martin poses at Open Bible Clinic and Pharmacy in Colorado Springs, Colorado, on Nov. 7, 2023. A large cross is on the wall behind her, along with signs and other information about the clinic.
“Los aceptamos todos”, dijo Martin sobre los medicamentos distribuidos a través del único programa de donación de medicamentos de Colorado. (Kate Ruder for KFF Health News)

“Los programas de donación de fármacos son eficaces. Existe una gran necesidad. Y hay oportunidades para que los estados ayuden a sus residentes promulgando nuevas leyes”, dijo George Wang, cofundador de SIRUM, siglas de Supporting Initiatives to Redistribute Unused Medicine, una organización sin fines de lucro que cuenta con la mayor red de donantes y distribuidores de medicamentos en el país.

El líder de la mayoría del Senado de Colorado, el demócrata Robert Rodríguez, dijo que planea presentar un proyecto de ley el próximo año para crear un programa de donación de medicamentos que ayude al 10% de los residentes del estado que no pueden comprar sus recetas debido al costo.

Del mismo modo, una ley del año pasado en California permite ampliar el primer y único programa de donación de medicamentos del estado, Better Health Pharmacy en el condado de Santa Clara, a los condados de San Mateo y San Francisco. Kathy Le, farmacéutica supervisora de Better Health, señaló que se está “en las primeras fases” de colaboración con otras farmacias en condados de California para desarrollar programas similares.

El Programa de Donación de Medicamentos de Wyoming, con sede en Cheyenne, utiliza la distribución por correo para llegar a los residentes, incluidos los de zonas remotas del estado que pueden no tener farmacias locales, dijo Sarah Gilliard, farmacéutica y directora del programa. Esta iniciativa envía por correo un total aproximado de 16,000 recetas gratuitas al año a 2,000 residentes de Wyoming con bajos ingresos, sin seguro o con seguro insuficiente.

“El acceso es sin duda un factor importante a la hora de diseñar nuestro programa”, afirmó.

Muchos de los participantes en el programa de Wyoming son mayores de 65 años, beneficiarios de Medicare, con ingresos fijos y copagos inasequibles, pero Gilliard apuntó que ha habido un aumento reciente de participantes de entre 20 y 40 años. Wyoming es uno de los 10 estados que no han ampliado Medicaid para dar cobertura a más residentes con bajos ingresos, lo que podría ser un factor en ese aumento, según Gilliard.

Thank-you notes are pinned to the wall at the Wyoming Medication Donation Program in Cheyenne, Wyoming. The note at in the center of the board reads,
Notas de agradecimiento sobre la pared del Programa de Donación de Medicamentos de Wyoming en Cheyenne, Wyoming.(Wyoming Medication Donation Program)

Las donaciones proceden de los 50 estados, y la mayoría son de personas que descubren el programa en Internet o a través del boca en boca. A veces, los donantes introducen en los paquetes notas manuscritas sobre el elevado costo de la medicación o el recuerdo de un familiar fallecido.

Gilliard las guarda y las pega a la pared de la farmacia.

El programa de Wyoming, con su farmacia central gestionada por el estado que recibe, procesa y envía por correo las recetas a los residentes, podría ser un modelo para Colorado, según Gina Moore, farmacéutica y decana de la Facultad de Farmacia y Ciencias Farmacéuticas Skaggs de la Universidad de Colorado en Aurora. Moore fue coautora del informe de un grupo de trabajo para el gobierno estatal, el pasado diciembre, sobre la viabilidad de un programa de donación de medicamentos.

El informe señalaba el éxito de los programas con financiación externa que, en el caso de Wyoming, procede directamente del dinero de los contribuyentes. Utilizando el presupuesto de Wyoming, preveía que un programa de donación de medicamentos en Colorado costaría unos $431,000 el primer año, con un farmacéutico y un técnico farmacéutico que atenderían a unos 1,500 pacientes.

En Colorado Springs, Martin y su marido, Jeff Martin, director ejecutivo de la Open Bible Medical Clinic and Pharmacy, creen que un modelo como el suyo, de carácter benéfico y gestionado por voluntarios, sería viable en Colorado, y se preguntan cómo encajaría su farmacia, de larga trayectoria, con los posibles esfuerzos estatales. En el informe del grupo de trabajo, Moore y sus colegas escriben que el modelo estatal y el programa de los Martin podrían coexistir.

Desde que Colorado promulgó una ley para permitir la donación de fármacos en 2005, se ha modificado varias veces en un intento de ayudar a su crecimiento. Pero el estado no ha invertido dinero ni infraestructura para que despegue un programa de donación de medicamentos.

El Programa de Donación de Medicamentos de Wyoming envía anualmente un total aproximado de 16,000 recetas gratuitas a 2,000 residentes de Wyoming con bajos ingresos, sin seguro o con seguro insuficiente. (Wyoming Medication Donation Program)
The Wyoming Medication Donation Program’s pharmacy is shown in this undated photo in Cheyenne, Wyoming. It is a large room containing rows of shelves that contain medication.
“El acceso es sin duda un factor importante a la hora de diseñar nuestro programa”, afirmó Sarah Gilliard, farmacéutica que gestiona el programa de Wyoming. (Wyoming Medication Donation Program)

Las donaciones de fármacos enviadas por correo a Open Bible disminuyeron durante la pandemia y sólo ahora se están recuperando lentamente. La farmacia envía aproximadamente la mitad de todos los medicamentos donados a clínicas de Colorado que atienden a pacientes sin seguro y con bajos ingresos en otras ciudades como Denver, Loveland y Longmont.

En otros lugares de Estados Unidos, SIRUM se asegura de que los donantes dispongan de envases para enviar los medicamentos donados, y proporciona programas informáticos para facilitar el inventario y la distribución. Recientemente, creó un inventario en línea de medicamentos para Good Pill, una farmacia sin fines de lucro que envía recetas para 90 días por unos $6 a residentes de Illinois y Georgia.

SIRUM ayuda a facilitar las donaciones para Better Health Pharmacy de California, que ha dispensado medicamentos a 15,000 residentes del condado de Santa Clara desde su apertura en 2015, dijo Le. Muchos no tienen seguro, tienen un seguro insuficiente y hablan español o vietnamita. Diez voluntarios, a menudo estudiantes, ayudan a registrar las donaciones, y Better Health Pharmacy surte aproximadamente 40,000 recetas al año con costos operativos anuales de poco más de $1 millón, según Le y los funcionarios de salud pública del condado de Santa Clara.

Además de recetas, Better Health Pharmacy ofrece pruebas gratuitas de covid y vacunas contra la gripe para atender las necesidades de su comunidad. “Intentamos encontrar soluciones creativas para ampliar el alcance de nuestros servicios”, añadió Le.

Este compromiso de subsanar las deficiencias en el acceso a la salud y reducir el impacto sobre el medio ambiente significa que “es el momento oportuno” para ampliar los programas de donación de medicamentos en California y fuera, afirmó Monika Roy, subdirectora de salud y controladora de enfermedades transmisibles del Departamento de Salud Pública del condado de Santa Clara.

“Durante la pandemia, las desigualdades en el acceso a la salud se magnificaron”, señaló Roy. “Cuando tenemos soluciones como estas, es un paso adelante para abordar tanto la equidad como el cambio climático en el mismo modelo”.

Comments are closed.

This website uses cookies to improve your experience. We'll assume you're ok with this, but you can opt-out if you wish. Accept Read More